DAZN News

De padres a hijos, las familias con más presencia en la historia de la Fórmula 1: Hill, Piquet, Villeuneve, Verstappen, Schumacher...

5 min. de lectura
Max Jos Verstappen Formula 1 Getty

La Fórmula 1 es una de las competiciones deportivas en las que más prima el talento para conseguir el éxito. La afición por el automovilismo y conseguir un buen coche también son esenciales.

Leer más | Fernando Alonso, Niki Lauda y los grandes milagros en la historia de la Fórmula 1

Sin embargo, hay pilotos que lo han tenido más fácil que el resto para llegar al tener a padres con trayectoria en la Fórmula 1 y que han incentivado a sus hijos para que consigan llegar, facilitando los medios necesarios y apoyando su carrera.

Es el asunto que trata el 'Fuera de pista' , disponible en  DAZN . En él, repasamos algunos de los apellidos más ilustres de la historia de la Fórmula 1 y desgranamos su trayectoria a bordo de los monoplazas.

Origen de la Fórmula 1: André y Teddy Pilette y Hans y Hans-Joachim Stuck

En ambos casos, los hijos tuvieron más éxito que sus padres, destacando los dos podios conseguidos por Hans-Joachim en 1977 a bordo de un Brabham.

Fue precisamente el fundador de la escudería el primer campeón del mundo con descendencia en la Fórmula 1. Jack Brabham es una leyenda del automovilismo, y no sólo por conquistar tres Mundiales en una de las épocas más peligrosas de este deporte, ni por ganar un campeonato empujando su propio coche.

Leer más | Niki Lauda y el día que sobrevivió al fuego para volver a ser campeón del mundo de F1

En el 66 el australiano lo hizo a bordo de un monoplaza que llevaba su apellido. Piloto y constructor, un legado que pesó demasiado sobre los hombros de sus dos hijos. Los hijos de Jack llegaron a la Fórmula 1 muchos años después de que su padre ganara los campeonatos, y estaba muy cambiada. No pudieron llegar a buenos equipos y no pudieron lucirse.

La histórica hazaña del apellido Hill

Graham Hill , uno de los grandes en la historia de la Fórmula 1. Dos títulos de campeón en 1962 y 1968. Su hijo Damon, a priori, no tenía la calidad de su padre, pero supo estar en el momento justo y en el lugar adecuado: el equipo Williams en los años 90. Se le escapó el Mundial de 1994 en un duelo tremendo con Michael Schumacher.

Leer más | Felipe Massa y el extraño tornillo de Barrichello que le hizo perder el conocimiento en Hungría 2009

Damon pudo cerrar el círculo en Suzuka en 1996. Los Hill se convertían en la primera saga en la que padre e hijo conseguían ser campeones del mundo.

La desgracia de la familia Piquet

Nelson Piquet fue tres veces campeón del mundo en los años 80. Tenía un talento innegable, pero su apellido caería en desgracia con el paso de los años. Tras su retirada, hizo todo lo posible por apoyar la carrera de su hijo, que tuvo grandes resultados en categorías inferiores.

Nelson Piquet DAZN

Sin embargo, Singapur 2008 acabó con todo su prestigio: se accidentó a propósito a petición de su jefe Flavio Briatore para facilitar la victoria a Fernando Alonso, su compañero de equipo. Aquella mancha le acompañaría durante el resto de su carrera. Posteriormente se convirtió en el primer campeón de la Fórmula E.

El talento innato de la familia Villeneuve

El caso de los Villeneuve llama mucho la atención. Gilles, el padre, siendo para muchos uno de los grandes talentos de la historia, jamás pudo ser campeón del mundo. 1979 parecía su año, pero su compañero en Ferrari tendría la suerte de su lado.

Leer más | Robert Kubica y el día que volvió a nacer en Canadá 2007

Su pilotaje agresivo con Ferrari enamoró a toda la afición. Su hijo, Jacques, llegó a la Fórmula 1 casi por casualidad, tras labrarse una gran carrera en Estados Unidos, venciendo la Indycar y las 500 millas de Indianápolis en 1995.

Nadie esperaba que conseguiría superar los éxitos de su padre, pero llegó a Williams en el momento adecuado. Jacques quedó subcampeón, tras su compañero Damon Hill, en 1996, pero en 1997 cumpliría el sueño de su padre: ser campeón del mundo.

De los Rosberg a los Verstappen y la alargada sombra de Michael Schumacher

De Keke Rosberg, campeón en 1982 después de ganar una sola carrera en toda la temporada, a su hijo Nico, campeón en 2016 después de revelarse contra el poder establecido en Mercedes y contra Lewis Hamilton.

Todo es más fácil cuando desde pequeño han guiado tu camino. Es el caso de los Verstappen. Si bien Jos solo terminó cuatro carreras de las diez que disputó en F1 con Benetton, lo que le arrastró a equipos mediocres donde no pudo desplegar todo su potencial, Max es el reflejo de los errores aprendidos.

Max Verstappen Red Bull F1

Guiado por su padre, es un piloto hecho desde la cuna. A los 17 años, se convirtió en el piloto más joven en debutar en la F1 y en su primer gran premio con Red Bull, el de España en 2016, ganó su primera carrera con apenas 18 años.

Y de los Verstappen a la joya de la corona en cuanto a apellidos automovilísticos se refiere. Las comparaciones son odiosas y más cuando tu padre ha sido siete veces campeón del mundo de Fórmula 1.

Pero Mick Schumacher, a sus solo 22 años, ya ha ganado la F3 europea y la F2. Sin el talento natural de su padre Michael y a los mandos del peor coche de la parrilla, un Haas, solo queda comprobar si la alargada sombra de su progenitor termina impulsándolo o si, al contrario, termina condenando su paso por la F1.

Últimas noticias