DAZN News

Pep Guardiola sobre Ronaldo Nazario: "Podía haber marcado una época en el Barcelona"

3 min. de lectura
Ronaldo Nazario El Presidente Getty Images

Si algo define a Ronaldo Nazario es el gol. La palabra actuaba como un veneno imparable cuando se asociaba al brasileño. Era darle el balón y saber que algo grande podía pasar. Sus estampidas, esa forma tan suya de definir, el eléctrico uno contra uno. Ronaldo Nazario fue un delantero total.

En el tercer capítulo de la serie 'Ronaldo: El Presidente', nos detenemos en el valor del gol, esa palabra que lo engloba todo, que hace perder la cabeza a propios y extraños, que añade ceros y más ceros en los mercados de fichajes. 

Lee más | 'Ronaldo: El Presidente': la serie original de DAZN ya está disponible

Sandro Ramírez, que militó en la plantilla del Real Valladolid cuando ya ejercía Ronaldo Nazario como presidente, cuenta lo difícil que fue para él la larga etapa en la que el gol le dio la espalda. Sin embargo, esas semanas de pesadilla le sirvieron, según él, para aprender y madurar.

"Salgo del Barcelona siendo un jugador sin confianza. No confiaba en mí mismo. El delantero vive del gol. Cuando no hace goles, llegas a casa, te comes la cabeza, piensas que por qué no hiciste esto o lo otro. He tenido malas temporadas. Creo que son temporadas de aprendizaje, temporadas en las que aprendes y en las que maduras".

Ante el Mallorca, en la jornada doce de la temporada 2019/2020, Sandro vio la luz tras más de dos años de sequía. El Pucela ganó 3-0 y el delantero fue el encargado de anotar el tercer tanto. Gritó gol y respiró. 

Lee más | Florentino Pérez a Ronaldo Nazario: "Es más duro ser presidente que jugador"

Una vez abrió una puerta que se intuía cerrada por una maldición, todo fue más fácil. No hay delantero que sepa vivir alejado del gol. El que mejor manejaba ese idilio era el propio Ronaldo Nazario, que ya de joven, cuando fichó por el Barcelona, dejó pinceladas de la clase de delantero que era.

"Fue un traspaso muy grande y ya desde el primer partido dijimos: ¡Wow! Qué jugador ha fichado el Barça...", recuerda Pep Guardiola. "Lo tenía todo. Era completísimo. Uno de esos jugadores que por sí solo llenaba el Camp Nou". 

Ronaldo Nazario marcó 34 goles en 37 partidos de Liga. Una cifra absolutamente salvaje, impropia en aquella época. Un número únicamente al alcance de un elegido como él. Todavía hoy Guardiola lamenta que su etapa en el Camp Nou no durase más. "Podía haber marcado una época muy grande. Lástima que lo pudimos disfrutar sólo un año". 

Lee más | Programación DAZN España: Guía de TV y qué ver hoy

En un Real Valladolid con carencias a nivel ofensivo y poco gol, Ronaldo siempre fue un apoyo para los delanteros. Nadie mejor que él para dar consejos y marcar el camino. A Enes Unal le dejó marcado a fuego que "el área protege a los delanteros". Tal es así que la propia posición del cuerpo es muy importante cuando pisas área rival. "En el área los defensas tienen más cuidado a la hora de quitar el balón. Es importante que tu cuerpo quede entre el balón y el defensa".

Ronaldo Nazario fue el gol y en el verbo lo sigue teniendo tatuado. No puede enseñar a sus jugadores a disparar como él, regatear como él o correr como él, pero sí sabe qué consejo dar y cómo generar confianza en futbolistas que algún día, viendo vídeos y partidos, soñaron con ser tan grandes como él.

Últimas noticias