DAZN News

¿Quién es Xavi Simons? La superestrella que cambió el FC Barcelona por el PSG

8 min. de lectura
Xavi Simons Getty Images

Siete palabras, tres fotos, dos emojis: más de 700.000 likes. Así anuncias, como una estrella, a tus más de tres millones de seguidores, que acabas de jugar tu primer partido como profesional.

"Orgulloso de debutar esta noche @psg", escribe Xavi Simons en su cuenta de Instagram. El emoji del león que hay detrás simboliza su cabellera, y el auricular del teléfono, su alegría característica, que por supuesto ya tiene.

En los comentarios del post aparecen futbolistas experimentados y otros que quieren llegar a serlo. Marc Bartra, Alessandro Florenzi, Eljero Elia o Jamal Musiala son algunos de los muchos profesionales que dejan sus felicitaciones.

El comentario más popular de una cuenta sin verificar es una sola palabra: "Sobrevalorado". Sobrevalorado. Es en esta dicotomía en la que se mueve la percepción pública sobre Xavi Simons. Entre la superestrella y el fracaso. Entre alabado y odiado. Entre el nuevo Messi y el traidor que se alimenta de dinero. Años antes del debut profesional de Simons, el público ya había formado una opinión sobre él.

Nueve años tenía Simons cuando se puso en el punto de mira: vídeos destacados del pequeño y simpático niño de rizos rubios y camiseta baugrana del FC Barcelona, que llevaba el balón tan cerca de su pie y daba los pases más bonitos y precisos, esos que apenas se ven en niños de su edad. Un talento excepcional, no cabe duda.

Ya sea el nuevo Messi, Xavi o Ronaldinho, los expertos y los usuarios se superaron con las comparaciones para el chico. "Todavía recuerdo un partido contra Bélgica", dice Peter van der Veen, el primer entrenador de Simons con la selección holandesa sub-15, en una entrevista con DAZN.

Xavi Simons

"La gente estaba desesperada por ver a Xavi. Después del partido, 300 niños esperaban fuera del autobús del equipo. Xavi necesitaba seguridad para atravesar la multitud. Pero lo manejó con mucha profesionalidad. Era extremadamente avanzado para su edad".

Leer más | La historia de superación de Ferland Mendy

El exentrenador de Xavi Simons: "Por supuesto que le dieron muchas patadas"

Durante dos años, Van der Veen entrenó a Xavi Simons, que era más joven que sus compañeros y, sin embargo, era uno de los mejores. El seleccionador describe a Simons como una persona muy tranquila que no dejó que se le subiera a la cabeza el bombo y platillo que se le dio: "Hizo muy bien a nuestro equipo. Me encantaba su ética de trabajo", dice Van der Veen.

"A menudo, estos jóvenes jugadores de gran talento no son demasiado trabajadores y creen que llegarán a la cima por sí solos. Era completamente diferente. Era impresionante lo mucho que trabajaba. Y eso que ya entonces se le prestaba atención".

Esa atención no solo le valió un contrato de patrocinio con Nike cuando tenía 14 años, sino también un acuerdo con el que quizá sea el asesor de jugadores más famoso del mundo: Mino Raiola, que influyó en la planificación de la carrera del chico desde entonces.

Pero, por supuesto, esta atención también tenía aspectos negativos. En el terreno de juego, Simons sintió regularmente los efectos de su protagonismo. Las faltas y las duras entradas de los adversarios formaban parte de su vida cotidiana.

"Por supuesto, fue derribado a menudo. Pero siempre se levantó y siguió jugando sin mostrar emoción. Creo que cuando juegas en el Barça de pequeño, estás acostumbrado", dijo van der Veen. Hasta aquí, todo normal. Pero entonces, en julio de 2019, la opinión del público también se volvió en su contra.

"Dejo una parte de mí en Barcelona y una parte de Barcelona estará siempre conmigo", rezaba el pie de foto del post de Instagram que Simons había escrito al estilo de una superestrella en tres idiomas. Nunca antes el traspaso de un joven de 16 años había causado tanta sensación.

Toda Europa había perseguido al joven holandés hasta ese momento. Incluso el Real Madrid habría intentado por todos los medios alejar a Simons de su gran rival. Pero optó por trasladarse a París. Según los medios de comunicación, el campeón de Francia habría ofrecido al joven un salario anual de entre 400.000 y 1 millón de euros. La oferta del Barça habría sido de 200.000 euros netos. Más bonus.

Leer más | Sigue el fútbol en DAZN

Xavi Simons

El club catalán trató a Simons como una superestrella en las redes sociales y en las entrevistas, construyendo su figura, colgándole el cartel de líder de una nueva y prometedora generación. Por eso, el traslado a París supuso un shock para el Barça.

Todavía no está del todo claro qué fue lo que alejó a Simons del Barça. ¿Fue el dinero lo que inclinó la balanza? ¿Fue la relación, no del todo libre, entre el club y el asesor de jugadores Mino Raiola? ¿O que el último jugador de La Masía que se consolidó en el primer equipo del FC Barcelona antes del fichaje de Simons fue Sergi Roberto, que debutó en 2011?

Lo que está claro, sin embargo, es que Simons se convirtió en objeto de odio desde ese día. Desde entonces, las acusaciones de robo de dinero, los emojis de serpientes y los insultos racistas han inundado los comentarios bajo las publicaciones del adolescente.

Para los haters, el fracaso de Simons a la hora de cumplir con las enormes expectativas en su primera temporada con el equipo sub-19 de París fue una fiesta. Ni siquiera fue titular indiscutible en unos números que, aunque no eran espectaculares, sí podían ser decentes para un centrocampista de 16 años que acababa de salir de casa y tenía que encontrar su sitio en un entorno completamente nuevo.

La maldición de Barcelona para Simons

No obstante, durante la temporada 2020, Simons se sumó habitualmente a los entrenamientos del primer equipo del PSG. Sin embargo, a las órdenes de Thomas Tuchel, Simons sólo se sentó en el banquillo en dos ocasiones.

Mientras tanto, en el FC Barcelona, la nueva generación que debía liderar Simons empezó de repente a tener minutos e influencia. Riqui Puig (21 años), Óscar Mingueza (21 años), Ansu Fati (18 años) y, más recientemente, Ilaix Moriba (18 años).

En las redes sociales se acumularon los comentarios de los decepcionados seguidores del Barça que afirmaban que Simons había vendido su carrera por su codicia de dinero. Pero la llegada de Mauricio Pochettino a París cambió la situación del joven jugador.

Desde que el argentino sustituyó a Tuchel, Simons ha sido una parte integral del equipo, sentándose en el banquillo en casi todos los partidos y, finalmente, a mediados de febrero de 2021, debutando como profesional.

El partido de Copa contra el SM Caen, de segunda división, fue el primer encuentro del joven que los aficionados al fútbol de todo el mundo han visto y juzgado.

En el minuto 78, llegó el momento. Julian Draxler trotó hacia el banco de suplentes. Se podía ver la tensión en los ojos de Simons. Pero en cuanto saltó al terreno de juego, no hubo rastro de esa tensión.

Simons mostró un juego comprometido, se ofreció, salió corriendo de la sombra de la cobertura de los defensores, apuntó con los brazos extendidos al suelo delante de sus pies. ¡Aquí es donde debe estar la pelota! Se lanzó a los duelos, no retuvo el balón demasiado tiempo, intentó ayudar activamente al equipo.

Después de 16 minutos todo había terminado. 1-0 para el PSG. Si Simons fuera un jugador joven normal, que a los 17 años se estrenara en uno de los mejores clubes del mundo, se diría simplemente: muy prometedor.

Pero si se hace la comparación que le ha perseguido durante media vida, Simons solo puede salir perdiendo.  Lionel Messi, en su primer partido, superó brillantemente al guardameta del Albacete, Raúl Valbuena, tres minutos después de entrar como suplente, para asegurar la victoria del Barcelona.

Leer más | Guía de programación en DAZN España

"No será como Xavi"

No es de extrañar, pues, que Mauricio Pochetino fuese el primero en tocar el freno de la euforia tras esos 16 minutos en Caen: "No será como Xavi o Iniesta" , dijo el técnico parisino tras el debut, y luego siguió: "Pero tiene calidad para una carrera como profesional". Un análisis sobrio.

Van der Veen está mucho más convencido: "Por supuesto que tiene calidad para una carrera profesional. Ya es un profesional. Cuando entrenas a tantos jugadores como yo, tienes una idea de quiénes se convertirán en algo. Y Xavi tiene una bonita carrera por delante".

¿Qué habría pasado si se hubiera quedado después de todo en aquel Barcelona, hace un año y medio? Si hubiera decidido no ir a París. Si se hubiera convertido en el líder de esta joven y nueva generación del Barça que ha sido la gran esperanza del tambaleante gigante catalán desde su marcha, tal y como se le auguraba incluso antes de su llegada a la pubertad.

Nunca sabremos lo que hubiera pasado en esos supuestos. Solo el futuro dirá hasta dónde llega Xavi Simons.

El presente, en cambio, está otorgando protagonismo al joven jugador de 18 años, que está disfrutando de minutos en el primer equipo del PSG y por el que se han interesado ya varios clubes europeos. Por fin, Simons está consiguiendo lo que quería regresando al PSG: disfrutar del fútbol al máximo nivel.

Últimas noticias