DAZN News

¿GGG se debe de retirar después de la derrota con Canelo?

Lectura de 2 min
Gennady Golovkin GettyImages

Tan pronto como Gennady Golovkin bajó del ring de la Tmobile Arena tras la segunda derrota ante el Canelo Alvarez – en lo que fue el cierre de trilogía - a la conversación se añadió la palabra “retiro”. De un momento a otro, los 40 años comenzaron a pesar de más.

El boxeo es extremadamente celoso y cualquier cambio, por más pequeño que sea, puede tener fuertes afectaciones, pero si a eso le sumamos la gran exigencia de los fanáticos, que con una sola derrota le pueden arrebatar todo a un boxeador, se hace un combo demasiado complicado de sobre llevar para el peleador que fue derrotado.

Hasta hace un par de años la edad de TripleG no fue más que un número. Se hablaba que su “prime” y que gracias a sus habilidades podía dominar a los más jóvenes... pero todo cambió tras su segunda derrota.

Cuatro décadas, 45 peleas, 25 peleas de campeonato, de las cuales solo dos son sus únicos descalabros, resulta que ahora “se le notó cada segundo de esos 40 años”.

¿Porqué la razón no puede ser ese cambio de estilo? ¿O el subir de golpe de las 160 a 168 libras?

Vayamos por partes... primero el cambio de entrenador. Tras la segunda pelea con Canelo, Golovkin decidió sustituir a Abel Sánchez por Jonathon Banks y la diferencia de escuelas que existe es abismal.

GGG es un pegador, acostumbrado a ir para adelante haciendo gala de su resistencia (el estilo mexicano y el Drama Show); sin embargo, decidió sumar a su esquina a Banks – pupilo del legendario Emanuel Steward – con un estilo más clásico... muy Klitschko. 180 grados de diferencia con lo que el kazajo sabe hacer.

Golovkin dijo que aprendió mucho, que sumó cosas nuevas a su repertorio. La diferencia fue inmediata, Golovkin parecía otro y para muestra lo que pasó con Derevyanchenko o Szeremeta, eran triunfos pero sufridos, más boxeados, pero más sufridos.

Después el peso. Ocho libras (3.6 kilos) se dicen sencillo, pero marcan una gran diferencia, sobre todo si es la primera pelea. Golovkin subió porque sabía que era la única forma de intentar vengar esa mancha en su récord. Pero la reacción fue inmediata cuando sintió los primeros embates del mexicano.

Canelo ya estaba acostumbrado a los supermedios, incluso probó suerte hasta en los semicompletos, su asimilación de castigo es totalmente diferente, está acostumbrado a más pesados. Mientras que Golovkin no, él se quedó en los medios donde recuperó la calidad de campeón.

Yo no retiraría desde ahora a Golovkin, me gustaría verlo regresar a 160 libras y ver como luce ahí. ¿Jaime Munguía? Creo que sería muy buena oportunidad para poner a prueba y ver realmente cómo está el monstruo kazajo.

El mexicano Munguía (40-0 con 32 nocauts) lleva buscando esa pelea varios años y parece ser que por fin llegó el momento.

Noticias más recientes